viernes, 18 de marzo de 2011

Por Amor al Arte

Marcela Espeche habla tranquila y siempre con una sonrisa. Con sólo ver su espectacular colección de anillos, aros y collares, nos damos cuenta que hay una gran historia detrás,  y una gran mujer. Tenemos el lujo de presentarles a Marce y el resultado de un importante camino recorrido… Por Amor al Arte



De chica, mis más fuertes recuerdos son hoooras en el estudio de mi abuelo materno, Alberto Monticelli, artista,  pintor y dibujante publicitario de profesión, mirando las laminas de los libros de su eterna biblioteca y escuchando las historias de personajes como El Bosco, Vincent Van Gogh, Sorolla y Bastida, Gaugin y muchos más a quien me enseño a admirar.



La ponía feliz cuando su abuelo le daba papeles enormes, pinceles y óleos, y le levantaba su silla para poder llegar a la mesa de dibujo y jugar a ser pintora. Jugar, sí, así se empieza, en un estudio familiar con una ventana que proyectaba un enorme jardín con flores y una huerta en el viejo barrio de Acassuso. Jugar, sí, así se empieza…

A mí me encantaba escuchar la historia del mandarino, del ciruelo, del limonero y ver como él, con tanto amor, los cuidaba. Todo lo que lo rodeaba en esa casa era lindo. Adentro había "tesoros" que traía de viajes y lugares, y que hoy me rodean como sus colecciones de arte y su atril, pinceles y muebles, sus pinturas, sus jarras antiguas de peltre, la porcelana que le regalaba a mi abuela…



Su abuela paterna no se quedaba atrás en magia y aventuras. Con ella conoció el significado d la naturaleza y enraizó un profundo amor. Esta abuela, hija de un valiente italiano que se escapó de la acusación de ser anarquista y de la INTERPOL disfrazado de cura, siempre le procuró a Marce estar en contacto con la naturaleza:

Las vacaciones mágicas en la casilla de madera en la playa de La Boca, donde se mezcla el mar con el Río Negro, los charquitos donde nos bañábamos cuando bajaba la marea. Los viajes  en jeep a ver los lobos marinos, los cangrejales….



La familia siguió su influencia con su padre, médico cirujano que cambiaba el auto cada dos años y, “para ablandar el motor”, lleva a su mujer y sus tres hijas a dar una vuelta para terminar e La Pampa o Entre Ríos. Una intensidad así que se hereda, no se roba. 




Y su madre, una mujer apasionada, se descubrió cuando encontró placer en trabajar con sus manos. Aprendió a tallar la madera, hizo cunas y sillitas para sus nietos, muebles, marcos para espejos y muchas cosas más. Acaso el mejor dream team visto para preparar una artista. 



Marce realizó muchos cursos de dibujo, fotografía, pintura, música y hasta de instrumentación quirúrgica. ¿Qué pasó después de casarse a los 20 años y tener a Jerónimo, su primer hijo? ¡Terminó estudiando educación física y se dedicó a dar clases de fitness! Un giro impensado en esta historia tan artística. Pero arte hay en todo:

Di clases en  todos los gimnasios entre Olivos y San Isidro durante 20 años. Inaugure la senda aeróbica del Tren de la Costa, organizando y dirigiendo caminatas y clases en las estaciones. 




El tiempo pasó, la vida cambió y Marce se descubrió haciendo cosas con las manos. Tomó clases con un joyero al que describe como una maravillosa persona de 84 años, con quien tuvo el gusto de aprender por tres  años (hasta que falleció). Continuó su aprendizaje con Soledad Kussrow por dos años y actualmente va al taller de Ludovica Riccardi. Muchos maestros para una mujer que tuvo muchos más… Una familia amorosa que supo mostrarle lo mejor y el placer de hacer algo con el corazón. Nos compartió algo muy lindo que les copiamos:

 "Marieta, (como me llamaba mi mamá), nunca dejes de hacer esto… ¿viste qué felicidad sentís cuando compartís una pasión?"  
 Y bueno Madre si todavía estuvieras, sabrías que trabajo con mis manos como vos, voy  a talleres como vos y comparto mis pasiones con otras almas y siempre siento eso de la energía que viene y va. También me dijeron que si vieras lo que hago estarías muy orgullosa de mi. Y un poquito pienso que sí.


Un lujo contar con sus joyas en la Tienda, porque están cargadas de toda su buena onda, historia y filosofía de vida: “Lo mas importante de todo esto  es que la energía que se genera es inmensa y, cuando haces las cosas con amor, la ida y vuelta de energía es lo que te llena el alma…”. Amén. 



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa nota! Bellisimo el Arte de Marcela! una maestra y una divina!
Bendiciones y Alegría!

Anónimo dijo...

Que lindo Marce! Es realmente "por amor al arte" toooodo lo mucho que haces en tu divino taller - un lindo lugar para " a cup of tea" y una buena charla! Sds. Wendy

benedicta dijo...

MACHE SOS LO MAS SIEMPRE FUISTE MI IDOLA?? SABES QUE TE RE QUIERO Y QUE SIEMPRE ESTAS EN EL CORAZON DE TODAS NOSOTRAS???
SABES QUE SOS UN GENIO QUE SIEMPRE LO FUISTE.
IDOLA!!!!!!!! IDOLA"""""""""""""
BUENA LUCHADORA Y QUE SACO TODO LO MEJOR QUE TIENE Y LO PUSO EN EL ARTE
ETC. MAMA CORA

Anónimo dijo...

Querida prima!!!!!qué orgullosa me siento de tenerte en mi sangre y en mi alma!!!!hermosísima la nota!!!!!!!!!que historia, qué vida!!!!! y que obras de arte!!!te felicito!!!!!!!te quiero.
M.Victoria

Anónimo dijo...

QUERIDA SOBRINA Y AHIJADA.QUE ALEGRIA ,AL ABRIR LA COMPU CON MI PROFE....ME ENCONTRE CON LA MARAVILLA DE TUS OBRAS!!!!!FELICITACIONES..ESTOY ORGULLOSA..NOS HABLAMOS Y ME CONTARAS MAS, Y YO TE CONTARE DE MIS VACACIONES...BESOS Y BESOS TU MADRINA QUE MUCHO TE QUIERE.TIA LELITA(LIA)

Roberto dijo...

Hola Marcela: podrias publicar o enviarme datos biograficos de ta abuelo Alberto Monticelli?. Gracias y cordiales saludos.
Roberto
rodriguezchentola@gmail.com

Tienda dijo...

Roberto, ya le envié tu mensaje a Marce. La encontrás en Facebook.

Besos y buen día!